Google Glass y códigos QR, toda una ayuda para la medicina

21 de marzo de 2014 por Salvador Claros

Si juntamos las, cada vez más en boca, Google Glass y los Códigos QR, que andan buscando su sitio, pueden salir funcionalidades bastante prácticas. Y si, además, los aplicamos a un campo que siempre agradece estos avances, como es la medicina, conseguimos encontrarle el sentido a este mundo tecnológico tan loco que nos domina.

Un hospital de Boston, el Beth Israel Deaconess Medical Center, ha experimentado un nuevo sistema de información y de reconocimiento de pacientes, pruebas médicas y habitaciones. Algo tan fácil como es que los doctores pasen por delante de una habitación con unas Google Glass, lean el código QR de la entrada, y sepan el paciente que alberga esa habitación del hospital, su historial médico, o la actualización de las pruebas a las que se le ha sometido.

Foto tomada de arstechnica.com

Foto tomada de arstechnica.com

El hospital hizo sus propias modificaciones en el aparato, sobre todo dirigidas a las mejoras de la privacidad, como dejar fuera a Google y convertir las gafas del hospital y su centro de control en una especie de ecosistema propio e inviolable, y aumentando la autonomía de las baterías y capacidad inalámbrica con indicadores.

Ya estábamos teniendo noticias de la utilización de las Google Glass y su realidad aumentada en la transmisión de intervenciones quirúrgicas y la posibilidad de consultas rápidas y en tiempo real para la resolución de dudas o problemas, grabar y tener registradas las cirugías, o simplemente analizar los signos vitales del paciente. Igualmente la rama forense de la medicina puede verse favorecida, ayudando a los CSI a hacer autopsias

Todos estos adelantos que vienen de la mano de Google Glass tienen todavía un gran campo de mejora por delante, como es la duración de la batería, la resolución y calidad de la cámara que porta, y la tan necesaria seguridad y privacidad. Obviamente, como con todo, las Google Glass tienen sus ventajas y desventajas, solo hay valorarlo y ponerlo en una balanza.

Igualmente, los Códigos QR (Quick Response Codes) luchan desde 1994 por tener cada vez más presencia, como en muchos envoltorios de alimentos para dar más información del producto, en aplicaciones para aparcar en doble fila, enlaces a aplicaciones en la Google Play Store, aplicaciones educativas en colegios, o para el comercio electrónico.

Toda una multitud de posibilidades las que dan las Google Glass y los códigos QR. ¿Se te ocurre alguna más?

1 Comment so far. Feel free to join this conversation.

Leave A Response