OnePlus One, no es oro todo lo que reluce

6 de Mayo de 2014 por Salvador Claros

Hace dos semanas hablábamos sobre la presentación mundial del OnePlus One, el “flagship killer” que está dispuesto a desbancar a los smartphones de gama alta de las grandes compañías. Muchas expectativas por la relación entre la calidad y el precio al que va a salir al mercado. Pues bien, desde su presentación no han parado los rumores y noticias sobre su forma de comercialización y distribución.

oneplusone

Parece ser que no es oro todo lo que reluce, por lo menos en lo que se refiere a su no clara, o no esperada, forma de venta. Enseguida supimos que la empresa OnePlus iba a controlar un stock inicial muy limitado y que para adquirirlo haría falta una invitación de un amigo que ya lo hubiera comprado, además de promociones y concursos que se llevarán a cabo redes sociales.
Parte de la campaña publicitaria ideada es la de la venta por 1$ a cambio de las cien primeras personas que envíen una grabación destrozando su móvil. Desde luego, no es una forma muy normal de promocionar un producto, pero supongo que obtendrán los resultados esperados.

Otra de las noticias que hemos podido leer es la de la titularidad de la empresa OnePlus, que no viene a ser otra que el también fabricante chino Oppo, que también está en vías de expansión por el resto del mundo con su esperado y excelente Oppo Find 7. Claro está que han salido en respuesta diciendo que tienen como inversor a Oppo Electronics y no a Oppo Mobile, pero “tanto monta, monta tanto…”, vamos que son lo mismo.

Para los que estén esperando para conseguirlo, y tenga invitación, será a partir de la segunda semana de mayo cuando el OnePlus One Silk White de 16 GB estará disponible, seguido en junio por la segunda oleada de OnePlus One Sandstone Black de 64 GB. El primero será por 299$, mientras que el segundo lo encontraremos por 349$, siempre con invitación en su web oficial.

Todos estos obstáculos iniciales para hacerse con este terminal no deja de recordar la pobre comercialización de un gran móvil como es el Nexus 4, que movía stocks pequeños a cuentagotas y se quedó solo en una gran promesa al cansar a los posibles compradores.

Esperemos que el OnePlus One pase con nota la tormenta mediática y comercial inicial y estabilice su producción y amplíe su comercialización a manos de terceros, llámese Amazon o grandes tiendas a pie de calle, para que no se quede en gran promesa y sea estrella mundial.

Leave A Response