Robohand, el hombre biónico ya es una realidad

22 de Mayo de 2014 por Julio César González

El campo de la robótica es cada vez más complementario a la medicina y, gracias a la tecnología, a las ya famosas impresoras 3D y al ingenio de una variedad de personas (tanto niños como adultos) conocemos inventos como Robohand, una mano protésica obtenida a través de una impresora 3D.

robohand

Hace relativamente poco (solo un par de meses) un estudiante de secundaria de Kansas City, de 16 años de edad, llamado Mason Wilde, diseñó una mano protésica para su amigo de 9 años Matthew. Dicha prótesis es totalmente mecánica: se puede abrir, cerrar y sostener un lápiz con ella. Y lo mejor es que la imprimió con una impresora 3D existente en la biblioteca de su instituto. Además de esta prótesis, Mason también ha diseñado su propio ordenador. Lo curioso del caso es que una mano protésica de las que existen en el mercado tiene un coste de aproximadamente 18.000 dólares, con lo que está fuera del alcance de la mayoría de personas. Con su logro, Mason ha demostrado que no es cuestión de dinero, sino de ingenio, resolver muchos problemas de la vida diaria, como la ausencia de un brazo o una pierna.

Pocos meses antes, el carpintero sudafricano Richard Van As también fabricó una mano protésica con una impresora 3D, para Liam, un niño de 5 años que nació con el síndrome de banda amniótica, enfermedad que provoca que los niños nazcan sin algunas de sus extremidades, en este caso, sin los dedos de la mano derecha. Van As ha llamado a su invento Robohand, nombre que nos evoca directamente una película de ciencia ficción titulada “Robocop”. La mano tiene un coste aproximado de 150 dólares (un precio muy alejado de las que hay a la venta) y utiliza un sistema de cables que, según el ángulo de la muñeca, abren o cierran la mano.

Las piezas son fáciles de encontrar en cualquier tienda de repuestos informáticos, son reemplazables y cualquier persona con una impresora 3D y algunos conocimientos de mecánica puede montarla. Es por ello que Van As y sus colaboradores han publicado en internet los planos de Robohand, diseño que ya lleva más de 8000 descargas, para que cualquier persona que la necesite pueda acceder a fabricarla.

robohand impresoras 3D

Pero la cosa no termina aquí. Después de Robohand, Van As ha diseñado Robofinger, dedos mecánicos individuales; Roboarm, un brazo mecanizado y, su última creación, Roboleg, una pierna igualmente mecanizada, todo ello con la misma impresora 3D, aunque dado su peso y su complejidad, el brazo y la pierna aún están en fase de experimentación pero, si sus esfuerzos consiguen el objetivo buscado, pronto podremos dejar de ver personas sin brazos o sin piernas, ya que gracias a inventos como este, cualquier persona estará capacitada, a un coste bastante asequible, para usar sus dos manos, caminar con dos piernas y abrazar con dos brazos que, sean estos robóticos o no, les harán la vida diaria mucho más fácil

En la web de Robohand (http://www.robohand.net/)  podéis colaborar haciendo una aportación para sus futuros proyectos de hacer llegar estas partes robóticas a cualquier parte del mundo, allí donde haya una persona necesitada de una extremidad. Robohand ya nos sorprendió…¿volverán a hacer con nuevas tecnologías?

Leave A Response